Las aves liberadas han sido recuperadas por la asociación AMUS

La asociación Acción por el Mundo Salvaje (AMUS) ha liberado este sábado varios ejemplares de aves rapaces nocturnas en dos puntos de la provincia de Badajoz simultáneamente, después de que éstas se hayan recuperado en el centro que el colectivo tiene en Villafranca de los Barros.
AMUS ha animado a la participación social en esta actividad que ha denominado 'La noche es de ellas'. La cita ha tenido lugar a las 19:00 horas de este sábado en la plaza de la Iglesia de La Lapa y en el centro de interpretación del Parque Natural de Cornalvo, desde donde se partió a los lugares de suelta.
El centro de recuperación que AMUS tiene en Villafranca de los Barros ha atendido durante el pasado mes de junio a "decenas" de ejemplares de especies rapaces nocturnas "huérfanas o heridas por traumatismos".
El índice de ingresos de estas especies, entre las que se encuentran búhos, lechuzas, mochuelos, cárabos y autillos, entre otros, ha subido "de manera alarmante parejo al desarrollo y expansión humana en el medio físico", ha señalado la asociación en una nota de prensa.

Las especies más afectadas son la lechuza blanca, que ha ido "rarificándose" así como reduciéndose su área de distribución "a la par que lo hacían las construcciones antiguas en aras de la expansión de urbanizaciones y de la instauración de la arquitectura moderna". También el mochuelo, una de las rapaces nocturnas "más comunes" que ahora retrocede "ante la parcelación agraria, la eliminación de cultivos tradicionales y el uso de plaguicidas en agricultura".
Por su parte, el cárabo es otro ave que "aún siendo forestal, vivía cercana a núcleos urbanos". Sin embargo, la prolongación y ramificación de la red viaria provoca que sea "una de las rapaces nocturnas de mayor admisión por atropello en los centros de recuperación". Finalmente, el autillo "retrocede ante la eliminación de su alimento (insectos y pequeños roedores) por los plaguicidas, rodenticidas y por la desaparición de árboles viejos en los que instalar el nido".
Un estudio realizado por AMUS durante los cinco últimos años, advierte del "cuello de botella en el que ya se encuentran estas especies" que además son "altamente beneficiosas para el hombre por su consumo de insectos y roedores".