:: Nota de prensa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. 16/03/2013 ::

  • - Señala que las obras inauguradas “recuperan la conexión largamente esperada entre las provincias de Huesca y Lleida en la Sierra de Montsec”
  • - Destaca que la conexión entre ambas orillas se perdió con la construcción del embalse de Canelles en 1960

La Directora General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Begoña Nieto, ha destacado hoy el papel que juegan los Caminos Naturales en la diversificación de la actividad económica de las regiones, ya que “ayudan a potenciar la oferta turística,  la conservación de los espacios naturales a través de la educación medioambiental, y a favorecer la conservación del patrimonio cultural y tradicional”.

Ha sido durante la inauguración del Camino Natural  de Montfalcó al Congost de Mont-Rebei, acto al que han asistido también las Subsdelegadas del Gobierno de Huesca y Lleida, con la asistencia de numerosos alcaldes de la zona.

Nieto ha afirmado que el Camino Natural hoy inaugurado “viene a recuperar la conexión largamente esperada entre las provincias de Huesca y Lleida en la Sierra del Montsec”. Esta conexión entre ambas orillas, ha recordado la Directora General “se perdió desde la construcción del embalse de Canelles en 1960”.

Para ello, ha explicado Begoña Nieto, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente acometió las obras, que han supuesto una inversión de 856.682 euros, y que “suponenla culminación del impulso a esta área perteneciente a dos provincias diferentes, gracias a un convenio de colaboración entre el Consorci del Montsec, en Lleida, y la Mancomunidad de la Ribagorza Oriental, en Huesca, cuyo objetivo principal era la recuperación del paso”.

Características del camino natural

El Camino, que cuenta con un itinerario lineal de 4 km de longitud,  recorre una de las zonas más atractivas del valle del río Noguera Ribagorzana, frontera natural entre Aragón y Cataluña, a su paso por la Sierra del Montsec para conectar, ya en la provincia de Lleida, con el sendero histórico de gran recorrido GR-1, en el tramo entre el Vall d’Áger y Pont de Montanyana.

En la parte aragonesa salva dos farallones rocosos mediante la construcción de dos sistemas estructurales adosados a la pared de roca que permiten la instalación de dos pasarelas peatonales. Una de ellas con un desarrollo horizontal de 83 metros, permite ascender aproximadamente 33 metros en vertical; la otra con un desarrollo de 62 metros en horizontal salva un desnivel en roca de aproximadamente 50 metros.

La estructura se basa en escuadras de madera de alta durabilidad, unidas entre si por elementos de acero y fijadas a la roca mediante elementos metálicos. La plataforma de la pasarela tiene un promedio de 80 cm de anchura de paso para el senderista, con piso construido en tabla de madera y barandilla de sirga como elemento de seguridad adicional.

Para salvar el río Noguera Ribagorzana, en la cola del embalse de Canelles, se ha construido un puente colgante metálico de 36 metros de luz, compuesto por dos pórticos metálicos, uno en la orilla aragonesa y otro en la catalana.

El trazado del Camino Natural es, salvo en sus primeros 600 m de acceso a la fuente de Montfalcó, prácticamente de nueva apertura, mediante desbroce y limpieza o por creación de nueva traza. Dadas sus características y longitud solo permite la posibilidad de la marcha senderista en una única etapa.

En la construcción se han respetado los requisitos ambientales, paralizándose los trabajos  en varias ocasiones para respetar los periodos de nidificación de las rapaces que habitan en las paredes rocosas de la zona. Por ello, las obras  se han extendido desde agosto de 2011 hasta noviembre de 2012.

La obra, que cumple con los criterios del Programa de Caminos Naturales desarrollado por el Ministerio, se une a los más de ocho mil ochocientos kilómetros existentes de Caminos Naturales construidos desde el año 1993.