Un nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) muestra que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero han aumentado a niveles sin precedentes a pesar de un número creciente de políticas para reducir el cambio climático. Las emisiones aumentaron más rápidamente entre 2000 y 2010 que en cada uno de los tres decenios anteriores.

Según la contribución del Grupo de trabajo III al Quinto Informe de Evaluación del IPCC, con una amplia gama de medidas tecnológicas y cambios de comportamiento sería posible limitar el aumento de la temperatura media global a 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales. Sin embargo, solo un cambio institucional y tecnológico importante haría que hubiera más del 50% de probabilidades de que el calentamiento global no superara ese umbral.

El informe, titulado "Cambio climático 2014. Mitigación del cambio climático", es el tercero de los tres informes de los grupos de trabajo que, junto con un informe de síntesis que se publicará en octubre de 2014, constituyen el quinto informe de evaluación del IPCC sobre el cambio climático.

El Grupo de trabajo III está encabezado por tres copresidentes: Ottmar Edenhofer (Alemania), Ramón Pichs-Madruga (Cuba) y Youba Sokona (Malí). “Las políticas sobre el clima acordes con el objetivo de 2 grados Celsius necesitan tratar de obtener reducciones importantes de las emisiones”, comentó Edenhofer. “La ciencia nos transmite un mensaje claro: para evitar interferencias peligrosas en el sistema climático, no podemos seguir con el statu quo”.

Los escenarios muestran que limitar el aumento de la temperatura media global a 2 grados Celsius con un grado de probabilidad de "probable" implica rebajar las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero con respecto a las de 2010 entre un 40% y un 70% para mediados de siglo y hacerlas casi desaparecer para finales del presente siglo. Una mitigación ambiciosa puede incluso exigir que eliminemos dióxido de carbono de la atmósfera.

Los estudios científicos confirman que incluso objetivos relacionados con la temperatura menos ambiciosos seguirían exigiendo reducir de modo similar las emisiones.

Para el informe se analizaron unos 1 200 escenarios de estudios científicos. Esos escenarios fueron generados por 31 equipos de modelización de todo el mundo a fin de examinar los requisitos previos económicos, tecnológicos e institucionales y las consecuencias de las trayectorias de mitigación con distintos grados de ambición.

“Se puede conseguir un futuro que esté dentro de los límites fijados por el objetivo de los 2 grados Celsius por muchas trayectorias distintas”, dijo Edenhofer. “Todas ellas exigen inversiones importantes. Si no se sigue posponiendo la mitigación y se utiliza una amplia variedad de tecnologías, se pueden limitar los costos asociados”.

Las estimaciones de los costos económicos de la mitigación varían mucho. En los escenarios de statu quo, el consumo aumenta entre un 1,6% y un 3% anuales. Una mitigación ambiciosa reduciría ese crecimiento alrededor de 0,06 puntos porcentuales. Sin embargo, las estimaciones en las que se asienta no toman en consideración los beneficios económicos de la reducción del cambio
climático.

Desde el último Informe de Evaluación del IPCC, publicado en 2007, han aumentado muchísimo los conocimientos nuevos sobre la mitigación del cambio climático. Los autores del nuevo informe del Grupo de trabajo III (el quinto informe del Grupo), han incluido unas 10 000 referencias a publicaciones científicas en 16 capítulos.

La estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera exige reducir las emisiones en la producción y utilización de la energía, el transporte, la edificación, la industria, el uso de la tierra y los asentamientos humanos. Las medidas de mitigación en un sector determinan las necesidades en otros.

La reducción casi a cero de las emisiones en la producción de electricidad es una característica común de los escenarios de mitigación ambiciosos. Pero utilizar la energía eficientemente también es importante.

“Reducir el uso de energía nos daría más flexibilidad para elegir tecnologías energéticas que emitan bajos niveles de carbono, en el presente y en el futuro. También puede aumentar la eficacia en función de los costos de las medidas de mitigación”, comentó Pichs-Madruga. Desde la publicación del Cuarto Informe de Evaluación, la atención ha girado en torno a políticas climáticas concebidas para aumentar los beneficios conjuntos y reducir los efectos secundarios perjudiciales.

La tierra es otro elemento esencial para el objetivo de los 2 grados Celsius. Ralentizando la deforestación y plantando bosques se ha logrado frenar o incluso revertir el aumento de las emisiones derivadas del uso de la tierra.

Mediante la reforestación, se podría utilizar la tierra para extraer dióxido de carbono de la atmósfera. Esto podría lograrse también combinando la producción de electricidad a partir de la biomasa con la captura y el secuestro del dióxido de carbono. Sin embargo, a día de hoy esa combinación no está disponible a gran escala, el secuestro subterráneo permanente del dióxido de carbono presenta problemas y es necesario controlar los riesgos de que aumente la competencia por la tierra.

“La tarea básica de la mitigación del cambio climático es desvincular las emisiones de gases de efecto invernadero del crecimiento de las economías y la población”, comentó Sokona. “Proporcionando acceso a la energía y reduciendo la contaminación local del aire, muchas medidas de mitigación pueden contribuir al desarrollo sostenible.”

“El cambio climático es un problema del patrimonio mundial”, comentó Edenhofer. “La cooperación internacional es decisiva para alcanzar los objetivos de mitigación. Establecer las instituciones internacionales que se necesitan para la cooperación es un reto en sí mismo.”

El informe del Grupo de trabajo III está compuesto por el Resumen para responsables de políticas publicado hoy, un Resumen técnico más detallado, los 16 capítulos en que se basan y 3 anexos. Los equipos del Grupo de trabajo III encargados de la elaboración de los capítulos estaban formados por 235 autores y 38 editores-revisores de 57 países; además, 180 expertos proporcionaron aportaciones adicionales como autores contribuyentes. Más de 800 expertos examinaron los proyectos del informe y formularon observaciones.

“El IPCC ha tenido acceso a un equipo diverso y profundamente competente de autores que son los expertos más importantes en sus campos respectivos”, comentó Rajendra Pachauri, Presidente del IPCC.

“Estoy profundamente agradecido a las numerosas personas que han aportado su tiempo y su talento para preparar este informe. Su labor ha hecho posible que el IPCC abarcara una dilatada perspectiva al tiempo que evaluaba la mitigación del cambio climático sobre una base amplia”, comentó. “El informe del Grupo de trabajo III constituye una aportación valiosa al Informe de síntesis, que se finalizará en octubre de 2014. También estoy seguro de que el contenido del informe se aprovechará de manera productiva en las negociaciones que se celebran en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.”

El Resumen para responsables de políticas, el informe completo y otras informaciones del Grupo de trabajo III se pueden consultar en las siguientes direcciones desde el pasaso 15 de abril: www.mitigation2014.org y www.ipcc.ch.

Más información:
Oficina de prensa del IPCC, correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Jonathan Lynn, + 49 30 6831 30241 o Nina Peeva, + 49 160 9941 0967

Contacto del Grupo de trabajo III del IPCC para los medios de comunicación, correo electrónico:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Patrick Eickemeier, +49 331 288 24 30