:: Nota de prensa del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (http://www.icp.cat/). 21/05/2014 ::


 La especialización alimentaria que permitió la expansión de los hominoideos de África hacia Eurasia hace 14 millones de años también parece haber sido responsable de su desaparición. Un estudio publicado en PLOS ONE por un equipo de investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont infiere la dieta de cinco especies de hominoideos de la Península Ibérica a partir del microdesgaste que presentan sus dientes e integra los resultados con los de otras especies del este de Europa. Un cambio climático habría reducido la disponibilidad de su alimento principal y las especies no se habrían adaptado a otros recursos alimentarios.

Después de una radiación inicial en África hace 23 millones de años, los homínidos empezaron a dispersarse por Eurasia hace 14 millones de años donde se diversificaron dando lugar a numerosas especies. La mayor muestra de esta diversidad la encontramos en los yacimientos catalanes del Vallés-Penedés, que desde mediados del siglo XX han proporcionado nuevas especies de este grupo como Pierolapithecus catalaunicus (el hominoideo encontrado en Els Hostalets de Pierola y descrito por el espécimen conocido popularmente como Pau), Anoiapithecus brevirostris (el único representante de la cual recibe el apodo de Lluc) o Hispanopithecus laietanus (hace 9 millones de años y a menudo representado por el espécimen llamado Jordi).

Aunque se han publicado numerosos artículos sobre diversos aspectos paleobiológicos y ecológicos de estas especies (tipo de locomoción que presentaban, cómo era el ecosistema donde vivieron, etc.), hasta ahora no se había estudiado su dieta a partir de las marcas que los alimentos dejaron en sus dientes. Cada tipo de alimento produce una abrasión microscópica característica en el esmalte dentario que los paleontólogos pueden identificar y asociar a un tipo de dieta mediante la comparación con especies actuales de dietas conocidas, haciendo cierta la frase: “somos lo que comemos”.

El análisis de estas marcas de desgaste ha revelado que las diferentes especies de hominoideos del Mioceno presentaban una alimentación diversa y no basada en hojas y brotes, como se pensaba hasta ahora. Mientras que Pierolapithecus catalaunicus comía alimentos duros (como podían ser frutos con cáscara o semillas), otros como Hispanopithecus preferían frutos más blandos. Asimismo, otras especies habrían alternado una combinación de ambos tipos de alimento en función del ambiente donde vivían, algo poco común en las especies actuales de primates.

 
Pierolapithecus catalaunicus

Cara de Pierolapithecus catalaunicus, recuperado en 2002 en el vertedero de Can Mata (Els Hostalets de Pierola, Anoia). Foto: ICP.

En esta investigación, publicada en la prestigiosa revista PLOS ONE por un equipo de investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont encabezado por Daniel DeMiguel, especialista en desgaste dental y reconstrucción dietética, también se ha analizado la dieta de otras especies de hominoideos del este de Europa y que también presentan este patrón de especializaciones, aunque con algunas diferencias. Mientras que las especies catalanas se alimentaban principalmente en los árboles (como lo haría el orangután actual), éstas pasaban más tiempo en el suelo. En algunos casos, no parece haber claros análogos actuales en cuanto a dietas se refiere.

El estudio relaciona esta diversidad en la dieta con el inicio de un cambio climático, que se habría vuelto más frío y con una estacionalidad más marcada. "Cuanto más plástica es una especie, más capacidad de adaptación tiene ante una crisis ambiental. Así que, probablemente, los hominoideos desarrollaron  diferentes dietas como respuesta a una gran variedad de ecosistemas que aparecieron tras el cambio climático, hecho que les fue también útil para minimizar la competencia entre ellos", explica Daniel DeMiguel. En algunos casos, la especialización alimentaria también estaría vinculada con el desarrollo de nuevas capacidades locomotoras. Así por ejemplo, las adaptaciones a la suspensión de Hispanopithecus le habrían permitido llegar más fácilmente a las ramas terminales para alimentarse.

Curiosamente, esta especialización en la dieta que les permitió adaptarse a diversos ambientes y les permitió sobrevivir, también podría haber sido la causa de su extinción. Cuando los cambios en el clima se hicieron más acusados, los hábitats de estas especies se fragmentaron y sus alimentos favoritos comenzaron a escasear durante largas épocas del año. En Europa central y occidental, estas especies no habrían sido capaces de adaptarse a otros tipos de alimentación y se extinguieron hace entre 12 y 9 millones de años, mientras que las especies del este de Europa sobrevivieron hasta hace 7 millones de años.

En el estudio se han analizado 15 molares de 5 especies diferentes de hominoideos de la Península Ibérica: Pierolapithecus catalaunicus, Anoiapithecus brevirostris, Dryopitecus fontani, Hispanopithecus crusafont e Hispanopithecus laietanus, y de 4 especies del oeste del continente euroasiático, encontradas en las actuales Grecia, Italia, Hungría y Turquía: Griphopithecus alpani, Hispanopithecus hungaricus, Ouranopithecus macedoniensis y Oreopithecus bambolii.

Referencia bibliográfica:

DeMiguel, D., Alba, D.M. & Moyà‐Solà, S. (2014). Dietary specialization during the evolution of western eurasian hominoids and the extinction of european great apes. PLOS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0097442